Cargando noticias...
15 C
Concepción del Uruguay
miércoles, julio 17, 2024

Realizarán la feria de...

Con el fin de propiciar un impulso a comerciantes creativos de nuestra ciudad,...

La ciudad disfrutará de...

El intendente de Concepción del Uruguay, José Eduardo Lauritto, se reunió en su...

Accidente de Tránsito en...

En la mañana de hoy, alrededor de las 07:30 horas, personal policial de...

Corte Programado de Energía

ENERSA informa a sus clientes que, con motivo de realizar obras de mejora...
InicioPOLÍTICAFrigerio hizo un...

Frigerio hizo un balance de los 6 primeros meses de gestión

 En estos 6 meses de gestión, empezamos a enderezar el rumbo de nuestraprovincia. En medio de una de las peores crisis de nuestra historia a nivel nacional y habiendorecibido una provincia sin recursos y en un estado de atraso y de estancamiento,estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para poner en marcha elcambio que votaron los entrerrianos: cumpliendo nuestras promesas, agudizandonuestra creatividad y nuestra capacidad de priorizar, y gestionando con eficiencia ysentido común los escasos recursos que tenemos.Empezamos a ponernos de pie, sin perder, ni por un segundo, nuestro verdaderopropósito: cumplir con la tarea que nos confió la gente de mejorar su calidad devida.
LO MÁS URGENTE: PAGO DE SUELDOS Y ATENCIÓN DE LA EMERGENCIA
Lo primero que hicimos fue trabajar para reordenar las prioridades del gobierno y
sanear las cuentas públicas, porque no se puede hacer ninguna transformación
real y de fondo con las finanzas en rojo, o haciendo promesas irresponsables que no
se pueden cumplir.
Con austeridad y esfuerzo, logramos pagar los sueldos y aguinaldos de la
Administración Pública durante los primeros días de gestión ya que, apenas
asumimos, nos enteramos de que no había fondos ni para garantizar el pago de los
sueldos de diciembre.
Cumplimos con las obligaciones con nuestros acreedores, evitando así caer en
default y, mientras encaramos las reformas estructurales pendientes hace
décadas, atendemos la urgencia para que a nadie le falte lo indispensable:
Nos pusimos en marcha para garantizar que todos tengan un plato de comida
en nuestra provincia: ni bien asumimos, llamamos a licitación para comprar
nuevos módulos alimentarios –ya que los que había dejado la Administración
anterior sólo alcanzaban para dos meses y medio, cuando los procesos
licitatorios duran entre seis y ocho meses–, y enviamos a la Legislatura un
proyecto de ley de emergencia alimentaria, que fue aprobado por unanimidad
de los bloques en las dos cámaras legislativas de la provincia.

Para controlar que nadie desvíe recursos, reformamos el sistema de compras
de la provincia, modernizando los procedimientos de contratación de bienes y
servicios para permitir contrataciones más eficientes que permitan generar
mayor competencia entre los proveedores y adquirir bienes y servicios a
mejores precios para el Estado.
Queremos llegar a los entrerrianos con mejores servicios, buscando aprovechar
el poco dinero que tenemos y erradicando la viveza de unos pocos. Terminar
con los curros en nuestra provincia es una decisión firme de nuestro gobierno.
El precio de los módulos que estamos pagando hoy es el mismo del año
pasado, aún con la inflación que tuvimos. Esto demuestra que no había ningún
impedimento para pagar menos y obtener alimentos de mejor calidad, sino
falta de decisión política.
Y un dato adicional para tomar dimensión de la importancia que tiene para
nosotros el objetivo de garantizar que a nadie le falte un plato de comida:
actualizamos el presupuesto destinado a algunos programas alimentarios en
un 400 por ciento y el presupuesto destinado a otros programas en un 75 por
ciento.
Además, transparentamos la convocatoria a programas sociales, que ahora son
de acceso público, y estamos transformando la gestión de los comedores
escolares: implementamos la apertura de comedores escolares durante las
vacaciones de verano y aumentamos el valor de la ración.
Estamos donde hay que estar; por ejemplo, con los vecinos de la costa del
Uruguay, donde cientos de familias perdieron todo a causa de las graves
inundaciones que sufrimos el mes pasado, así como estuvimos junto a los
vecinos de Concordia y de Villaguay, que padecieron inclemencias climáticas
apenas asumimos. Y, paralelamente, estamos trabajando en las reformas que
son necesarias para evitar que este tipo de situaciones vuelva a ocurrir, aunque
sabemos que eso no se va a lograr en unos meses ni en un año, especialmente
en un contexto de escasez de recursos como el que estamos viviendo.

CONTRATO MORAL – TRANSPARENCIA Y RECORTE DE PRIVILEGIOS
No les mentimos y nunca lo vamos a hacer. Queremos sanar el contrato moral
entre la dirigencia y los ciudadanos. La mejor forma de honrar la confianza del
pueblo es decir la verdad, y este gobierno está haciendo de la verdad y la
transparencia ejes transversales a toda la gestión. Estamos construyendo el Estado
más abierto, transparente, moderno y austero de nuestra historia.
Con leyes y acciones concretas, estamos poniendo luz donde antes había
oscuridad, para que el Estado entrerriano nunca más esté al servicio de la política y
no pierda de vista su principal misión, que es la de mejorar la vida de la gente.
Nos limitamos a nosotros mismos, haciendo un recorte sin precedentes en el gasto
político y terminando con privilegios que eran prácticamente un derecho
adquirido de muchos funcionarios públicos:
Redujimos la estructura del Estado y recortamos los cargos políticos
prácticamente a la mitad.
Redireccionamos a la Policía los autos oficiales que antes los funcionarios
usaban para cuestiones personales.
Derogamos las pensiones vitalicias.
Eliminamos los gastos reservados.
Prohibimos que los funcionarios cobren más de un sueldo de la
Administración Pública independientemente de los roles que asuman, algo que
era moneda corriente.
Estamos optimizando la entrega de subsidios y revisando los alquileres de las
oficinas en la Administración Pública para eficientizar el gasto.
Rastreamos, área por área, los pases a planta, transferencias de cargo y
recategorizaciones que hubo en los últimos 18 meses de la gestión anterior
para darlas de baja en aquellos casos en que detectamos irregularidades.
Estamos revocando casi 100 casos -sólo en el Ejecutivo- en los que no se
respetó la normativa de pase a planta, vulnerando el derecho de todos los
trabajadores en condiciones de acceder a la carrera administrativa provincial.
Revisamos las adscripciones para ordenar una situación que generaba grandes
pérdidas de recursos para los entrerrianos. Por ejemplo, en Educación,
eliminamos 1.000 de 1.300 adscripciones, lo que significó un ahorro, sólo en
abril, de 500 millones de pesos.
Enviamos a la Legislatura la Ley de Transición de Gobierno para terminar con
los pases y designaciones en el último año y medio de gestión, una
autolimitación también a nuestro propio gobierno. Además, va a estar acotada
la posibilidad de que en los últimos meses de gobierno se hagan licitaciones y
promesas sin el respaldo presupuestario adecuado para ser llevadas adelante.

Impulsamos una Reforma Política inspirada en tres valores: la transparencia, el
ahorro y el cuidado del ambiente. Esta iniciativa incluye la adopción de la
Boleta Única de Papel, un sistema transparente y económico que se usa en
todo el mundo y va a permitir que toda la oferta electoral sea presentada en
una única boleta suministrada por el Estado. Queremos un sistema electoral
moderno y unificado y por eso proponemos actualizar el Código Electoral de
la provincia -la Ley electoral es de 1934 y se ha enmendado tanto que carece de
coherencia-, la ley de partidos políticos y la forma en que se financia hoy la
publicidad electoral. Nosotros no llegamos al poder para concentrarlo, sino para
distribuirlo mejor. Por eso invitamos a los miembros de todos los sectores
políticos a dar una discusión amplia y trabajar unidos en esta reforma, para
transformar juntos la cultura política en Entre Ríos y lograr así acercar la
dirigencia a la sociedad.
Impulsamos la ley de Acceso a la Información Pública para que todos puedan
acceder de manera fácil y gratuita a la información pública de cualquiera de los
poderes u órganos, entes o empresas del Estado, municipios, comunas y
universidades de la provincia de Entre Ríos.
Presentamos el proyecto de ley de Régimen Legal de Transparencia y Ética
de la Función Pública que incluye, entre otros puntos, un régimen de
incompatibilidades y de conflictos de intereses –para que ningún funcionario
público opere de los dos lados del mostrador–, la figura de Ficha Limpia y la
obligación de presentar una declaración jurada al inicio y al final del mandato,
para que todos los entrerrianos sepan con cuánto patrimonio entramos a la
función pública y con cuánto nos vamos.
Sellamos nuestro compromiso político con la transparencia poniendo en
marcha el Programa Entre Ríos Transparente y firmando un acta de adhesión
con más de 50 intendentes, comprometiéndonos a publicar de manera
periódica y accesible nuestra nómina de funcionarios, la escala salarial y las
declaraciones juradas sintéticas de los funcionarios públicos hasta el tercer nivel
de gestión. Esta información está disponible en el Portal de Datos Abiertos y
Transparencia que creamos y que puede ser consultado por cualquier
ciudadano.


ESTADO MODERNO
Estamos modernizando el Estado. Recuperamos los datos estadísticos y
estamos haciendo las bases propias de la provincia desde la Dirección de
Estadística y Censos, por ejemplo, para tener información acerca del nivel de
actividad de cada uno de los sectores de nuestra economía, porque no se puede
mejorar lo que no se mide.

Avanzamos en la transformación digital: firmamos un convenio con la Nación para
implementar el expediente electrónico en toda la administración pública,
eliminando el papel en los trámites, y ya eliminamos más de 10.000 kilos de papel
sistematizando información.
Además, instalamos más de 15 puntos de Wi-Fi en clubes, asociaciones civiles y
organismos del Estado y algunos municipios, utilizando los fondos obtenidos de la
venta del papel reciclado. Estamos desarrollando aplicaciones de gestión que
mejoran la calidad de los servicios para los ciudadanos y generan ahorros
significativos, permitiendo inversiones públicas en servicios como salud y
educación.
Estamos impulsando programas de inclusión digital para adultos mayores y
personas con discapacidad, asegurando que la transformación digital llegue a
todos los entrerrianos. Y estamos capacitando a 60 mujeres jóvenes en
programación para fomentar oportunidades de empleo en el ámbito digital.

DIÁLOGO Y ARTICULACIÓN
Estamos cambiando la forma de gestionar y de vincularnos con los municipios.
Recorremos todas las semanas distintas localidades de nuestros 17 departamentos
para conocer de primera mano las preocupaciones locales y la realidad de los
vecinos de cada rincón de nuestra provincia.
Hacemos reuniones de gabinete conjuntas entre provincia y municipios, y lo
vamos a seguir haciendo en estos cuatro años en todas las localidades. También
implementamos una Ventanilla Única a través del Ministerio de Gobierno, para que
los municipios, las comunas y las juntas puedan canalizar sus necesidades y sus
problemas, y así agilizar la resolución de los pedidos de los vecinos.
Estamos forjando un diálogo serio, sincero y respetuoso con los gremios y los
trabajadores. Hablamos con la verdad, con los números sobre la mesa y, en las
reuniones paritarias, ofrecemos lo que podemos cumplir. Así, logramos establecer
paritarias trimestrales para lograr mayor previsibilidad en el mediano plazo a la hora
de dialogar sobre las recomposiciones salariales y llegar a acuerdos paritarios.
Agradecemos el compromiso y la responsabilidad de los gremios en esta coyuntura
de fragilidad social y económica. Queremos revalorizar la carrera administrativa,
porque la calidad de nuestra gestión depende de los trabajadores del Estado.
Además, para nosotros, la palabra y la vocación de diálogo social son el motor de la
política y son fundamentales para llevar adelante el gobierno y poder garantizar la
paz social y llevar tranquilidad a las familias entrerrianas.

DEMANDAS HISTÓRICAS PARA DEFENDER NUESTROS RECURSOS
Estamos dando todas las peleas que no se dieron en décadas para defender los
recursos y los intereses de nuestra provincia. Iniciamos una serie de acciones
ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por los fondos previsionales que se
adeudan a Entre Ríos y los pagos de regalías y excedentes de la represa
hidroeléctrica de Salto Grande.
Con respecto a nuestro sistema previsional, se trata de una deuda que tiene Nación
con nuestra provincia por no haber transferido su Caja de Jubilaciones en los años
90; un reclamo que lleva décadas pero que, insólitamente, nunca se hizo.
Por otro lado, los entrerrianos asumimos muchísimos costos y sacrificios por la
construcción de una represa hidroeléctrica como la de Salto Grande, que le brinda
energía a millones de argentinos. Una ciudad entera quedó bajo el agua, y muchos
pueblos sobre la costa del Uruguay que sufren permanentemente inundaciones
vinculadas con la represa no han recibido ninguna compensación. Somos una
provincia donde se genera energía y recibimos una remuneración muy injusta, y
por eso decidimos exigir lo que nos corresponde.

ENERGÍA Y TRANSPORTE
Sabemos que la energía es el combustible necesario para generar el desarrollo que
necesitamos; por eso siempre hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance para
intentar aliviar a los entrerrianos ante los aumentos dispuestos por el Gobierno
Nacional en la tarifa eléctrica, por ejemplo, suspendiendo la aplicación de
impuestos provinciales y buscando mecanismos de financiamiento de la tarifa en
épocas de alto consumo.
Además, estamos promoviendo aquellos trabajos que nos permitirán aumentar la
potencia de energía y eventualmente abaratar los costos, como la obra de la
Estación Transformadora (ET) Gran Paraná, estratégica para Entre Ríos y la
región, que había sido subejecutada por la gestión anterior y que, gracias al trabajo
y decisión política de nuestro gobierno, ya está finalizada. Se trata de un hito
histórico en el desarrollo energético de Entre Ríos, ya que nos permitió invertir el
flujo energético que permitirá garantizar el abastecimiento eléctrico de todo el
corredor oeste de la provincia y ser fuente de alimentación alternativa para la
provincia de Santa Fe. Una obra que nos permite suministrar mayor potencia a
estaciones transformadoras cercanas existentes, como la de Crespo, y nos va a
habilitar a ampliar la potencia futura a los parques industriales de Viale y Seguí.

Esta obra es parte de una serie de acciones estratégicas que estamos llevando
adelante desde la empresa Energía de Entre Ríos (ENERSA) para retomar el
sendero de inversiones en los sistemas de transmisión y distribución. Tenemos
previsto un plan de inversiones que nos va a permitir ejecutar obras postergadas
en la red y avanzar en los procesos de transición energética y transformación digital.
Entre ellas, se destacan dos nuevas Estaciones Transformadoras (Viale y Oro Verde),
70 obras de distribución en todo el territorio provincial, la finalización de los nuevos
Sistemas SCADA (Supervisory Control and Data Acquisition, una herramienta clave
de la automatización industrial para operar en red) y Comercial, la compra de los
primeros 20 mil medidores inteligentes, la ejecución de los primeros siete parques
de generación fotovoltaica con una potencia instalada en paneles de 2 MW y la
vinculación con fibra óptica en parques industriales de la provincia para ofrecer
servicios de conectividad a las empresas allí radicadas.
Otro tema en el que también hicimos un esfuerzo para suplir la quita de subsidios
por parte del Gobierno Nacional es el transporte público de pasajeros: decidimos
pagar el subsidio completo de enero y febrero, supliendo así el faltante del subsidio
del Gobierno Nacional –que se había comprometido a reintegrar y no lo hizo– y
decidimos no eliminar el subsidio de la provincia, porque sabemos lo esencial que
es viajar en transporte público para la mayoría de los entrerrianos.

REORDENAMIENTO, AHORRO Y RESPONSABILIDAD PRESUPUESTARIA
Llevamos adelante un plan de reordenamiento institucional y recorte de gastos en
la Caja de Jubilaciones y Pensiones, gracias al cual ya logramos recuperar más de
400 millones de pesos.
Para tomar dimensión del escenario: recibimos un sistema jubilatorio
colapsado, con un déficit creciente de un 1 por ciento anual –en 2023, la pérdida
fue de 41,12 por ciento–. Gracias a este reordenamiento, logramos detener este
creciente aumento del déficit.
Además, por primera vez en la historia, hicimos un reclamo ante la Corte
Suprema de Justicia de la Nación por los fondos adeudados por la
Administración Nacional de la Seguridad Social (Ansés) a nuestra provincia.
Pero sabemos que no alcanza, ya que el sistema previsional de Entre Ríos no es
sostenible en el tiempo, ni aun habiendo hecho el reordenamiento institucional
que hicimos ni obteniendo los recursos adeudados por parte del Gobierno
Nacional, en caso de que la Corte Suprema de Justicia se expida a favor de
nuestra provincia. Por eso impulsamos una serie de medidas y estamos dando
las discusiones que hay que dar para mantener tres pilares de nuestro sistema
previsional que se han convertido en una bandera para los entrerrianos: la Caja
de Jubilaciones propia, el 82 por ciento móvil y la edad jubilatoria.
Las medidas que impulsamos incluyen: un aporte mensual a la Caja que harán,
desde sus presupuestos, los Ministerios de Salud y de Seguridad y Justicia, más
el Consejo General de Educación (CGE), que son los estamentos más
numerosos y deficitarios en el sistema previsional; una alícuota de tres puntos
para los beneficiarios de jubilaciones de regímenes especiales hasta que
cumplan la edad jubilatoria; un incremento de tres puntos de alícuota de
aportes patronales y contribuciones personales por parte de los trabajadores
activos del sector público; y el envío de un proyecto de ley a la Legislatura para
incluir una instancia de homologación con la Caja de los aumentos de sueldo
sectoriales del Estado.
En el marco de una drástica caída en la recaudación –recaudamos un tercio menos
incluyendo los recursos coparticipables– tomamos la decisión, desde la
Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER), de ofrecer a los contribuyentes un
Plan de Regularización, tanto en nuestras oficinas como a través del Punto Móvil de
la Agencia –en articulación con municipios y comunas– para ayudarlos a ponerse al
día con sus obligaciones. Los entrerrianos valoraron esta medida, que resultó,
además, una contribución importante a la recuperación de la provincia: ya
contabilizamos más de 10 mil millones de pesos de deuda regularizada.
Desde el Instituto Autárquico Provincial del Seguro (IAPSER), acompañamos al
desarrollo de la economía provincial y al bienestar de los entrerrianos; por ejemplo,
aportando fondos al Sistema de Crédito de Entre Ríos (SIDECREER) para dar
créditos y facilidades a los ciudadanos a la hora de realizar compras, apoyando a
clubes de la provincia y colaborando en la asistencia de los afectados por las
inundaciones.
Buscamos distintos mecanismos para asegurarnos de que cada peso gastado sea
invertido en el único fin que tenemos: mejorar la vida de los entrerrianos. Por eso
incorporamos el Presupuesto Base Cero, una herramienta que nos permite
priorizar programas e iniciativas de gobierno, asegurándonos de que generen un
beneficio para la gente, y revisar periódicamente esas prioridades para no perder
nunca de vista nuestro norte.
En ese sentido, también tomamos la decisión, a través de un decreto de
Contención del Gasto Público, de sincerar el presupuesto, garantizando que no
nos vamos a comprometer a gastar más de lo que podamos pagar.
Un tema en el que encontramos un enorme desorden e irresponsabilidad es la obra
pública, un pilar clave para el desarrollo de la provincia. Después de cinco meses de
ordenar el caos que recibimos en esta materia y de renegociar una deuda con
contratistas por casi 30.000 millones de pesos originada por la administración
anterior, estamos poniendo en marcha las transformaciones que necesitamos para
avanzar por el camino del desarrollo.
Un breve repaso de lo que hicimos con respecto a este tema: la primera medida
que tomamos fue la de sanear el sistema administrativo para rastrear toda la
deuda que había.

Avanzamos en la neutralización de las obras licitadas y adjudicadas, por pedido
de la Cámara de la Construcción y de los trabajadores del sector, e impulsamos
un proyecto de ley de emergencia para cuidar las arcas del Gobierno provincial
frente a los embargos que seguían llegando todos los días producto de la
deuda generada por la anterior gestión.
También entablamos un diálogo con las empresas contratistas del Estado para
consensuar un plan de pagos de las deudas vencidas y las que estaban por
vencer.
Con respecto a las deudas vencidas, establecimos un plan de cuotas de
acuerdo a las posibilidades financieras de nuestro gobierno, y lo estamos
cumpliendo.
Con respecto a las deudas por vencer, acordamos un plan de pagos
responsable y establecimos un flujo de devengamiento mensual para que las
obras neutralizadas pudieran retomarse.
Además, firmamos un acuerdo con el jefe de Gabinete de la Nación, Guillermo
Francos –fuimos la primera provincia del país en hacerlo–, con el objetivo de
reordenar las obras públicas nacionales en Entre Ríos que deberán reactivarse
en una primera instancia y, por otro lado, la transferencia de otras obras al
gobierno provincial.
Entre las obras que estamos reactivando, se encuentran 480 viviendas. Con
respecto a este tema esencial para la vida de las personas, además, estamos
reordenando el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV) para
que sea eficiente –cuando llegamos, encontramos que la masa salarial del
Instituto superaba lo que ingresaba a través del Fondo Nacional de la Vivienda
(FONAVI). También encontramos 20.000 viviendas sin escriturar y 4.800
escrituras que habían sido hechas y que, por algún motivo, no habían sido
entregadas. Estamos distribuyendo esas 4.800 escrituras y estamos
gestionando escrituras para que las familias puedan ser dueñas del lugar en
donde viven. El promedio histórico de escrituración era de 300 escrituras por
año; en lo que va del 2024, giramos 1.058 escrituras para su registración.
La reactivación de la obra pública es, para nosotros, una prioridad, porque
entendemos que la infraestructura está íntimamente vinculada al desarrollo y la
integración que necesitamos para poner a Entre Ríos en el lugar que alguna vez
supo ocupar: de protagonismo en el concierto nacional y de relevancia en el
escenario internacional.

INTEGRACIÓN Y DESARROLLO

La integración que buscamos promover es hacia adentro y hacia afuera de
nuestra provincia.
Uno de los objetivos claves que nos propusimos en ese sentido fue el de poner en
marcha un plan de integración regional inédito en nuestra historia. Hace 26 años
que existe el bloque Región Centro y, sin embargo, los sucesivos gobiernos que
tuvimos no le dieron espacio para crecer. Con los gobernadores de Córdoba y Santa
Fe, estamos decididos a aprovechar ese espacio estratégico como una verdadera
plataforma de desarrollo común:
Llevamos adelante los acuerdos políticos necesarios para garantizar la mejora
permanente en las condiciones de producción, ya que somos el corazón y el
motor productivo del país.
Logramos reactivar el Gabinete Productivo, un encuentro de todos los
ministros y funcionarios vinculados a la producción, al campo, a la industria, al
comercio, al turismo y al ambiente, que marcó con claridad el camino que
debíamos seguir.
Creamos –retomando el trabajo de sus comisiones– las Mesas permanentes de
Seguridad, Salud, Desarrollo Humano, Trabajo y Seguridad Social, donde los
funcionarios y equipos técnicos de cada cartera buscan establecer acuerdos y
mejorar aspectos normativos y procedimentales para mejorar estos aspectos
que son claves en la vida de todos.
Además, estamos terminando de definir el primer programa integral de
fortalecimiento exportador en conjunto con la Cancillería Argentina, un
convenio que nos va a permitir dar un salto de calidad en materia de gestión y
vinculación externa. Queremos que el mundo conozca lo que somos capaces
de hacer y que sepa que esta tierra los espera y les ofrece las mejores
condiciones de inversión. Región Centro es una mesa que tiene tres patas; los
entrerrianos somos igual de fuertes, igual de potentes e igualmente capaces
que nuestros hermanos santafesinos y cordobeses.
Con una visión de desarrollo económico y social a largo plazo, estamos explorando
alternativas dentro de la comunidad financiera internacional para conseguir
recursos que nos permitan avanzar hacia el desarrollo.
Específicamente, estamos contactando a cada uno de los organismos
internacionales de crédito y agencias de cooperación internacional para que
nos ayuden a sentar las bases para nuestro crecimiento sostenido. Estamos
acordando una serie de estudios e iniciativas que nos van a permitir
diagnosticar nuestros problemas y diseñar soluciones para resolverlos.

Ya tuvimos contacto con Naciones Unidas y sus agencias especializadas, el
Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación
Andina de Fomento (CAF) y el Banco de Desarrollo Fonplata, anteriormente
conocido como el Fondo Financiero para el Desarrollo de los Países de la
Cuenca del Plata, entre otros. Y vamos a seguir trabajando para expandir
nuestra red de cooperación internacional con un objetivo: potenciar las
oportunidades que tenemos a nivel internacional para impulsar el desarrollo de
Entre Ríos con un modelo que esté integrado a nuestra región y al mundo.
Esto no es lo único que hacemos para tender puentes con distintos países e
integrarnos al mundo: los viajes del gobernador a Alemania, a España y a
Bolivia –que no le costaron dinero a la provincia ya que fueron invitaciones
financiadas por diversos organismos internacionales– fueron otros pasos en esa
dirección, que persiguieron el objetivo de atraer potenciales inversores, abrirnos
a nuevos mercados y conseguir financiamiento. Por ejemplo, en Alemania, el
gobernador visitó diversas empresas, como la fábrica química del Grupo BASF y
un proyecto vinculado a la agricultura y las energías renovables, y conversó con
representantes de organismos de cooperación internacional sobre el potencial
que tiene nuestra provincia.
Y, en España, además de participar del panel Infraestructura Regional
Sostenible organizado por el BID, mantuvo una serie de encuentros junto a más
de 50 empresarios, a quienes les transmitió la confianza necesaria para que
inviertan en Entre Ríos en diversos tipos de obras y emprendimientos que
fomenten la exportación de los productos locales.
Estimulamos el diálogo permanente con distintos representantes del sector
privado en el camino de generar las condiciones para crear empleo privado de
calidad: participamos de distintos foros y actividades con asociaciones como la
Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Asociación de
Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) y el Colegio de
Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos (CCPIER), con quienes
conversamos sobre cómo impulsar la competitividad y el desarrollo de cada sector.

PRODUCCIÓN Y EMPLEO
Acompañamos al sector productivo con asistencia financiera y simplificación de
trámites: por mencionar un ejemplo, en 13 días hábiles logramos destrabar fondos
que el Gobierno Nacional había enviado entre 2022 y 2023 para asistir a los
productores pero que la gestión provincial anterior no los había entregado. Y
estamos trabajando para transferir a sus destinatarios otros cientos de millones de
pesos más que tampoco habían sido ejecutados.

En el marco de Agroactiva, ofrecimos créditos por un total de 5.000 millones de
pesos para la compra de maquinarias a una tasa muy baja subsidiada por la
provincia (un 20,5%, pudiendo llegar a un 16,17% en caso de que haya una
bonificación por parte del fabricante de la maquinaria); hubo preacuerdos por la
totalidad del monto disponible. Y gestionamos tres líneas de crédito con el
Consejo Federal de Inversiones (CFI) por más de 3.300 millones de pesos, que
están divididos en distintas líneas estratégicas: financiamiento a cadenas
productivas, financiamiento verde y desarrollo productivo y financiero de las
mujeres. Se trata de créditos de hasta 120 millones de pesos a una tasa del 50% de
la TNA del Banco Nación + 2%, una tasa muy competitiva, la mitad de la tasa de la
banca privada; y el plazo para pagarlos es desde los 36 meses, dependiendo del tipo
de actividad. Desde la provincia, cubrimos los costos de la gestión del Banco Entre
Ríos y ponemos a disposición el Fondo de Garantía de Entre Ríos (Fogaer), que
reduce a la mitad los costos de comisión y ofrece otros beneficios. Además,
dialogando con el Colegio de Escribanos, logramos una reducción a
aproximadamente la mitad de los costos de comisión para las garantías
hipotecarias. Y, desde ATER, ofrecemos una exención del Impuesto a los sellos para
las garantías hipotecarias.
Por otra parte, avanzamos con todo el sector productivo a paso firme en la
simplificación administrativa de los certificados ambientales y estamos
trabajando para aumentar las exportaciones de la provincia, para tener una oferta
más diversificada, de mayor valor agregado y con más cantidad de empresas que
exporten.
Acompañamos a las industrias a incorporarse al Régimen de Promoción Industrial
para que puedan acceder a sus beneficios –exenciones de ingresos brutos,
reintegros en las tarifas de energía y gas, y adicionales por implementación de
energías renovables, por la radicación en áreas industriales, por la aplicación de
prácticas sustentables o por la adopción de tecnologías 4.0.
Sabemos que mejorar nuestros caminos rurales es esencial para la vida de los
entrerrianos que todos los días viajan para estudiar, atenderse o trabajar –en
muchos casos transportando nuestra producción– en distintos departamentos de
nuestra provincia.,y también para los turistas que nos visitan. Por eso es una
prioridad de nuestra gestión y, a pesar de que vivimos meses de mucha lluvia e
inclemencias climáticas, logramos avances con respecto a esta problemática:
pusimos a funcionar las más de 50 máquinas y herramientas que estaban
detenidas cuando llegamos en la Dirección de Vialidad Provincial, y ya hicimos
trabajos de recuperación, mejorado y repaso en 10 mil kilómetros. Además, tal como
prometimos en campaña, decidimos destinar el 50% del impuesto inmobiliario
rural a mejorar los caminos, y estamos trabajando con la Corporación Andina de
Fomento en un programa para reparar los más comprometidos.

Estamos haciendo del turismo una política de Estado, a partir de la integración de
esfuerzos públicos, privados y académicos, desarrollando una sinergia asociativa
que ya está dando sus frutos, ya que estamos posicionando nuestros atractivos,
nuestras fiestas, nuestra gastronomía y nuestras identidades, ubicándolos en la
vidriera del turismo nacional e internacional regional.
Para lograr este objetivo, escuchamos al sector privado, al que durante años se le
dio la espalda. Y promovemos una integración entre gobierno provincial y
municipios, y entre nuestra provincia y el resto del país y del mundo: logramos
reactivar los vínculos con todos los municipios y comunas turísticas a través de la
reactivación del Consejo Provincial de Turismo (Coprotur), realizando reuniones
periódicas y campañas de promoción conjunta en distintas provincias del país y en
Montevideo, y estamos fortaleciendo las microrregiones que ya existen y
promoviendo las que aún no están en marcha.
Además, estamos avanzando en la modernización tecnológica para facilitar la
relación con los prestadores de servicios turísticos y los usuarios de los mismos.
En este camino, trabajamos desde la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires para que
funcione como una vidriera para los turistas del país y del mundo, ya que sabemos
que se trata de un distrito estratégico que recibe turistas de múltiples orígenes.
Esto no es lo único que hacemos desde la Casa de la provincia en Buenos Aires.
También organizamos eventos culturales y educativos para mostrar nuestras
tradiciones y nuestra historia que tanto nos enorgullecen; fortalecemos nuestros
lazos con las empresas entrerrianas de todas las cadenas productivas y también
con diversos organismos nacionales y embajadas de distintos países para crear
puentes que generen soluciones y desarrollo para los entrerrianos –por ejemplo, un
encuentro que mantuvo el gobernador y sus ministros con representantes de las
Naciones Unidas para coordinar políticas en conjunto.
Y, desde el Departamento de Acción Social, nos ocupamos de las derivaciones de
los pacientes de escasos recursos y sin obra social de la provincia que necesitan
ser tratados en Buenos Aires, para lo cual debimos reordenar los procesos y
optimizar los recursos con el objetivo de lograr mayor rapidez y eficiencia.

ESTADO QUE CUIDA
Creamos un Programa Entrerriano de Salud, que no existía en nuestra provincia, a
través del cual estamos reordenando las direcciones y administraciones de los 208
centros de atención y los 65 hospitales que tenemos, para nivelarlos y que todos los
entrerrianos tengan la misma oportunidad de atención.
Entre otras medidas, reorganizamos las residencias médicas para optimizar la
cobertura de cada punto de la provincia con los especialistas necesarios, y estamos
en marcha para construir una red de traslado interhospitalario de alta
complejidad e implementar la historia clínica digital universal. Y estamos
trabajando para que cada hospital y cada centro de salud pueda tener un sistema
de turnos para que los entrerrianos lo pidan por teléfono o por WhatsApp.
Además, logramos atravesar el brote epidémico de dengue a través de un abordaje
integral para proteger la salud de la población durante la epidemia:
implementamos planes de contingencia para preparar los servicios de salud y
atender una alta demanda de pacientes; en conjunto con los laboratorios,
ampliamos nuestra capacidad de diagnóstico aplicando estrategias para optimizar
los procesos; dimos apoyo técnico a los municipios en los que se requería;
monitoreamos permanentemente para tener una visión completa de la situación e
informamos en todo momento a la población sobre estrategias de prevención y
atención.
Gestionamos la donación, por parte de la Fundación Doctor Silvio Sebastián
Macchiavello, de un ecógrafo rodante que fue entregado al hospital San Martín de
Paraná. Un equipo de última generación que va a aportar un salto de calidad a la
unidad funcional de Diagnóstico por Imágenes y suma posibilidades de detección
temprana del cáncer para tratamientos oportunos y eficaces.
Establecimos, entre los ministerios de Salud y de Seguridad y Justicia, un protocolo
para mejorar la atención y la intervención ante situaciones que involucran a
personas con crisis de salud mental y/o consumos problemáticos de drogas en
el espacio público, algo que no existía en nuestra provincia.
Además, estamos valorizando la carrera de Enfermería, empezando por saldar una
deuda histórica: había casi 60 mil francos adeudados a enfermeros hacía años.
Además de pagar esta deuda –que se va a saldar a partir de agosto–, contribuimos
así a un funcionamiento más ordenado y eficiente en los hospitales.
Desde Desarrollo Humano, además de atender la urgencia, fomentamos la práctica
deportiva y acercamos la cultura a todo el territorio, y trabajamos de forma
articulada para erradicar un mal que afecta a toda la sociedad: la violencia de
género.

Creamos una mesa interministerial para favorecer la coordinación y el abordaje
integral de las víctimas y para el desarrollo de un plan de acción para terminar con
la violencia. Priorizamos esta temática ante la ONU y solicitamos su colaboración,
para que a través de sus agencias especializadas en la temática nos apoyen en la
identificación e implementación de líneas de acción que nos ayuden a enfrentar
este desafío.
Empezamos una lucha sin precedentes contra la inseguridad y el narcotráfico:
pusimos en marcha los operativos Barrios Seguros y Campo Seguro, aumentando
la presencia policial en las ciudades y en las zonas rurales para prevenir y atacar el
delito. Reforzamos los controles en nuestras vías de acceso principales, sobre todo
el túnel Paraná / Santa Fe y el enlace Rosario / Victoria, con vigilancia las 24 horas
para impedir el desplazamiento de armas y de drogas, y estamos haciendo
operativos en toda la provincia: ya hicimos 449 operativos por narcomenudeo con
secuestro de 48 kilos de marihuana y casi 7 kilos de cocaína; droga que ya no está
en nuestros barrios. Y no sólo incautamos drogas: por mencionar un ejemplo, en un
operativo policial en la ruta N° 12, secuestramos 500 kilos de explosivos que eran
transportados en una camioneta sin medidas de seguridad.
Buscamos constantemente distintos mecanismos para mejorar nuestra seguridad
con los pocos recursos que tenemos: además de transferir a la Policía autos oficiales
que eran para uso personal de los funcionarios, sacamos a sus agentes a la calle,
porque ahí los necesitamos. Dispusimos que todos los aspirantes a agentes que
egresen, a partir de ahora, estén patrullando en territorio y no detrás de un
escritorio. Y, paralelamente, impulsamos una nueva Carrera Administrativa en la
Policía de Entre Ríos, para darles mejores herramientas para cubrir un rol que
también es muy importante para la población.
Además, logramos, con mucho esfuerzo, reconocer a los agentes de la policía por
las tareas de riesgo que realizan, otorgándoles un aumento salarial para que
puedan trabajar en mejores condiciones. Sabemos que aún falta, pero es un primer
paso para valorarlos y darles el lugar que se merecen.
Otra de nuestras prioridades es mejorar la educación, un área donde las falencias
abarcan muchos aspectos, incluso, los más básicos: los edificios escolares y la
liquidación de los sueldos docentes.
En cuanto al primer punto, estamos llevando adelante un relevamiento de
infraestructura educativa para saber cómo están nuestras escuelas. El objetivo es
cristalizar una aplicación que esté al alcance de los directivos para que puedan
cargar las novedades en materia edilicia. Y, con los pocos recursos que tenemos,
vamos a reactivar las obras más urgentes para que nuestros niños puedan estudiar
en buenas condiciones.

Con respecto a la liquidación de salarios docentes, fue el primero de los graves
problemas heredados: encontramos 80 mil datos mal relevados resultados de una
exhaustiva auditoría que nos va a dar el diagnóstico preciso de una histórica
demanda de los docentes. Con esa evidencia, vamos a poder resolver de una vez
por todas este problema.
Pusimos en marcha el Plan de Alfabetización para que los estudiantes sepan lo
más básico, leer y escribir, y trabajamos en las reformas de fondo que son
necesarias para mejorar la calidad educativa y lograr que nuestros hijos puedan
mirar al futuro. Se imprimieron más de 100 mil libros y estamos llevando adelante la
correspondiente distribución para que lleguen a cada establecimiento educativo.
En el marco de este plan, también estamos llevando adelante la primera
experiencia en escuelas rurales; se comenzó por el departamento Paraná y luego
se llegará a toda la provincia.
Además, estamos encarando una transformación de la escuela secundaria. Para
lograrlo, ya capacitamos a rectores, vicerrectores y docentes. Lo hicimos en la costa
del Paraná y ahora en la del Uruguay.

CÓMO LOGRAMOS ESTO
Logramos estos avances, aun en un contexto complejos nivel provincial y nacional:
Explotando al máximo nuestra capacidad de gestionar sin recursos.
Aprovechando y potenciando con inteligencia nuestros vínculos con distintos
sectores y organizaciones de la provincia, del país y del mundo.
Y, fundamentalmente, con sentido común, dejando de hacer cosas por el
sólo hecho de que “siempre se hicieron así”. Proponiéndonos cada día,
básicamente, hacer las cosas bien y dejar atrás la desidia que existió durante
décadas.
Va a llevar tiempo, pero estamos en el rumbo indicado.
Requiere esfuerzo. Pero, a diferencia de lo que viene sucediendo hace décadas, la
política es la primera en esforzarse, porque los entrerrianos lo vienen haciendo
desde hace demasiado tiempo. Y lo más importante: esta vez el esfuerzo va a valer
la pena.
Ya dimos un primer gran paso, tal vez, el más difícil: nos pusimos de pie.
Estamos avanzando para que todos podamos vivir en esa provincia pujante que
alguna vez fuimos. Estamos poniendo a Entre Ríos en el lugar que se merece.