fbpx

Allanamiento por el robo de 16 terneros en Paraná

Un cúmulo de indicios colectados por brigadistas del departamento Paraná, llevaron hasta el sospechado. La investigación incluyó una técnica basada en el instinto materno animal.

Durante los últimos 10 días, la Brigada de Prevención Delitos Rurales Paraná Campaña, se abocó a dilucidar lo ocurrido en un establecimiento rural de María Grande Segundo. El pasado 20 de febrero, un ciudadano de 38 años de edad, denunció en Comisaría María Grande, la faltante de 16 terneros al pie de la madre, que se hallaban en su campo, zona rural de María Grande. El legajo penal comenzó siendo formulado contra autores desconocidos, línea en la cual la policía idónea puso énfasis en revertir.
Con el correr de los días, la Brigada, a cargo del Crio. ESTEVECORENA RICARDO, puso en marcha una serie de diligencias que echaron luz a la investigación: se colectaron y chequearon registros fílmicos de establecimientos cercanos y próximos a caminos vecinales conducentes; se tomaron testimoniales; se practicaron averiguaciones de campo y entrevistas, cotejando también datos anónimos que ciudadanos aportaron a la repartición. Dadas las características del hecho en particular, se implementó un especial procedimiento, consistente en la evaluación veterinaria del comportamiento voluntario e instintivo de las vacas madres, tras un seguimiento en ocasión de rastrear a sus crías. La diligencia fue contundente: todas se orientaron en una misma dirección, llegando cada una hasta una misma tranquera, en la que denotaban querer hallar a sus terneros. Ese indicio comprobado científicamente que denota el instinto maternal natural del animal bovino, ratificó la hipótesis a la que los brigadistas, habían arribado por las otras vías de comprobación.


Un informe de sospecha pormenorizado, fue elevado a la Fiscalia interviniente, a cargo de la Dra. Carolina Guzmán, quien impulsó la medida judicial de allanamiento para el inmueble individualizado como del presunto autor del hecho.La magistratura ordenó la medida y este viernes, dotaciones de la Brigada Abigeato Paraná Campaña y efectivos de Comisaría María Grande, desembarcaron en el domicilio del acusado, de 55 años de edad, radicado también en esa jurisdicción.
Tras una exhaustiva búsqueda, se secuestraron elementos interesados en la causa, tales como un teléfono celular, pasible de pericias para la continuidad de la investigación o eventual imputación; y un arma de fuego, siendo una Carabina calibre .22 con cartucho en recámara y una docena de cartuchos que se le corresponden.
La tenencia del arma cargada, en condiciones de ilegalidad, motivó la instrucción de actuaciones en paralelo, por supuesta infracción al Art. 189 Bis del Código Penal Argentino.
Tras este primer avance, se aguardan las directivas que dictamine el Juzgado de Garantías N° 5 de Paraná, constituyendo clave la examinación del dispositivo de comunicación, para lo cual oportunamente se remite a la Dirección Inteligencia Criminal de la Policía de Entre Ríos.

Más reciente

leer más