Momentos de profunda emoción se vivieron esta mañana durante el acto en el que Blanca Díaz de Garnier recibiera, de manos del intendente Martín Oliva y del presidente del Concejo Deliberante Ricardo Vales, la ordenanza que la declara “Ciudadana Ilustre”, en reconocimiento a su lucha en defensa de los derechos humanos.

De la cálida ceremonia, que tuvo lugar en el salón auditorio Arturo U. Illia participaron familiares de la vecina homenajeada, representantes de las organizaciones de derechos humanos y funcionarios del municipio y delegaciones escolares del Colegio del Uruguay “Justo José de Urquiza” y de la Escuela Nº 1 “Nicolás Avellaneda”, establecimientos en donde estudió Edgardo Garnier, hijo desaparecido de Blanca.

Vecina de Concepción del Uruguay, Blanca es madre de dos hijos: Roberto Edgardo Garnier y Silvia Garnier. Su hijo Edgardo, estudiante de ingeniería en La Plata fue víctima del terrorismo de Estado, secuestrado y desaparecido el 8 de febrero de 1977. Su esposa y compañera de militancia Violeta Ortolani, había sido secuestrada en diciembre de 1976, estando embarazada de ocho meses.

Sumándose al camino que enseñaran las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo Blanca buscó a su hijo y a la nieta que había nacido en cautiverio, con la que pudo reencontrarse en diciembre de 2017, cuando Abuelas de Plaza de Mayo anunciaba la restitución de la nieta 126.

Silvia Garnier

En nombre de la familia habló Silvia Garnier, hija de Blanca, que tuvo palabras de agradecimiento con todas las personas e instituciones que los acompañaran en el reclamo de justicia, por su hermano y su cuñada, y de restitución de su sobrina, nacida en cautiverio.

Recordó a amigas, vecinos, organizaciones de derechos humanos, compañeras en la docencia y especialmente a las dos instituciones educativas presentes, donde su hermano cursara los estudios primarios y secundarios.

También elogió la tarea que desarrolla la Dirección Municipal de Derechos Humanos, “por la que nos hemos sentido cobijados”.

Darío Barón

“Blanca lo tiene merecido” señaló, visiblemente emocionado el director de Derechos Humanos Darío Barón, promotor de la iniciativa a la que se sumaran todos los bloques con representación en el Concejo Deliberante.

“Teníamos una deuda con Blanca que la ciudad debía reparar”, subrayó en otro momento de su intervención y recalcó sus condiciones “de humildad y constancia” en el propósito de memoria, verdad y justicia.

Martín Oliva  

Antes de proceder a la entrega de la ordenanza que la declara “Ciudadana Ilustre”, el intendente Martín Oliva manifestó que “Blanca nos enseñó que se puede trascender en silencio”.

Contó también que para la ciudad “es un día trascendente” y formuló una defensa de la institucionalidad, de la vida democrática y defendió el disenso en un marco de respeto por los demás.

Antes de concluir con su discurso avaló el mensaje incluido en los considerandos de la ordenanza al sostener “que como vecinos de esta ciudad, agradecemos a Blanca por ese saber de la identidad que pertenece al conjunto de la sociedad y que recuperó para siempre contra todos los olvidos. Por la lucha tenaz, pacífica y sostenida, por los nietos y nietas que faltan e inspirados en su legado, seguiremos buscando. Por memoria, verdad y justicia”.

Luego de escucharse su testimonio, el Presidente Municipal Martín Oliva y el presidente del Concejo Deliberante Ricardo Vales, hicieron entrega a la homenajeada de la ordenanza que la declara “Ciudadana Ilustre”, acompañado del cerrado aplauso de la concurrencia.

Videos

Durante el inicio del acto, el público se observaron videos sobre aspectos de la vida cotidiana de Blanca, y mensajes de salutación de las abuelas de Plaza de Plaza de Mayo, en la voz de su presidenta Estela de Carlotto, y un audio –con idéntico propósito- de Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.