El Club Estudiantes manda matar a una familia de lechuzas

877

En la playa que posee el Club Atlético Estudiantes (CAE) de la ciudad de Paraná, habitaba una pareja de lechuzas vizcacheras que tuvo dos pichones hace poco tiempo. Las aves convivían en el lugar armoniosamente, pero desde la institución deportiva contrataron una empresa de control de plagas para exterminar a los animales. El hecho se produjo en la mañana del martes 9 de mayo, y los encargados de la faena utilizaron rifles de aire comprimido. Uno socio alertó de la situación a la Policía de Entre Ríos, que intervino en el lugar con el conocimiento del fiscal Martín Abraham, se confirmó a ERA Verde. El funcionario judicial ordeno identificar a los sujetos que alcanzaron a ultimar a dos ejemplares, pero apuntó que se debe contar con una denuncia para poder abrir un proceso investigativo por infracción a las leyes nacional Nº 22.421 de Conservación de la Fauna” y la provincial Nº 4.841 de Caza que prohíben la matanza de animales autóctonos.

Un vecino que pasaba por la playa frente al río Paraná que ocupa el Club Atlético Estudiante (CAE) de la capital entrerriana, en horas tempranas de este 9 de mayo, alertó a la división de emergencia del 911 que personas armadas con escopetas andaban a los tiros en el lugar. Fue así que se apersonaron uniformados de la Comisaría 1º y comprobaron que, efectivamente, dos personas a bordo de un utilitario habían aparcado sobre la Costanera para realizar la matanza de una familia de lechuzas vizcacheras que armaron su nido en el sector donde suelen acampar y pasar el día los socios de la tradicional institución deportiva. Los sujetos señalaron al personal policial que pertenecían a la empresa Barp Group, y que habían sido contratados por el Club para ultimar a las aves, tapar las cuevas donde habitan y colocar veneno, aduciendo que los pájaros habrían agredido a bañistas. Esta versión fue corroborada por un encargado del predio que medió ante la actuación policial.

El jefe a cargo de la comisaría jurisdiccional, Lorenzo Romero, ratificó la información a ERA Verde, y señaló que intervinieron por la denuncia que había llegado al 911. Además, señaló que la situación era irregular, ya que los empleados de la firma de exterminio estaban utilizando rifles de aire comprimido, algo que, se juzgó, no resulta “la manera” para realizar las tareas encomendadas. El comisario también apunto que se puso en aviso al Ministerio Público por una posible infracción a las leyes de protección a los animales silvestres.

Romero precisó que no se necesita poseer permiso para el uso de armas que funcionan por sistema de compresión, pero sí entendió que es un medio extremo para matar las aves, si ese era el fin. “Hay otros métodos que se pueden utilizar, como el correcto traslado de los animales y buscar alternativas menos dañinas con el ecosistema”, sostuvo el comisario. Y agregó que este tipo de rapaces no suelen atacar a las personas y que justamente contribuyen “al control de plagas y tienen una función en el ecosistema”.

En cuanto a intervención judicial, el fiscal Abraham dio instrucciones para identificar a los empleados de la empresa de control de plagas e invitar al particular que alertó del hecho haga la denuncia policial para poder continuar con el proceso investigativo ya que, de lo contrario, no podría hallarse responsables por el hecho.

Socios habitués de la playa lamentaron y repudiaron el hecho, y contaron a ERA Verde que las lechuzas tenían sus nidos hace aproximadamente cuatro años en el lugar. Allí había ampliado la prole con una descendencia de al menos 2 pichones. “Vivían en armonía con el lugar. Tenían sus cuevas desde el 2019. Pero aparecieron los de Barp Group con escopetas y llegaron a matar a 3”, precisó un testimonio.

Para conocer la posición del club, el sitio Era Verde, se comunicó con el área de Prensa, pero no se obtuvo respuesta hasta el cierre de esta edición