Condenaron a comisario de Chajarí por ejercer violencia de género en el ámbito laboral

248

El juez Mariano Velasco, a cargo del Juzgado Civil y Comercial Nº2, resolvió a favor de la víctima en una denuncia por hostigamiento y violencia en el ámbito laboral contra el comisario principal Walter Domínguez, jefe de Policía de Comisaría Nº1 de Chajarí.

Paralelamente, este mismo funcionario policial está denunciado por otra agente que le reclamó adicionales, mediante una nota, y en respuesta recibió una sanción de arresto. Actualmente, la denuncia de esa mujer está siendo tramitada en dos Juzgado: la Cámara Laboral de Concordia y la Contenciosa Administrativa de Concepción del Uruguay.

Lo que ordenó el juez

La resolución judicial se concretó este 2 de noviembre. El juez Velasco ordenó que el comisario reciba, “por intermedio de la fuerza a la que pertenece (Policía de Entre Ríos), capacitación en perspectiva de género y violencia contra las mujeres en el ámbito laboral, en el marco de la Ley Micaela Nº27.499”.

Además, ordenó que la efectiva policial denunciante “continúe recibiendo apoyo psicológico y asesoramiento a través de la sección Género y Familia, dependiente de la División Asuntos Internos de la Policía de Entre Ríos”.

A efectos del seguimiento y control de la eficacia de las medidas adoptadas, el magistrado indicó que “dentro del plazo de 45 días, y previa entrevista con la denunciante y el denunciado, se informe de la situación”.

Además, a favor del bienestar de la mujer, dispuso que las labores técnicas que realiza en la Policía de Entre Ríos sean organizadas por subjefe de Brigada, alejándola de posible reincidencia del violento denunciado.

La denuncia

La denuncia, realizada a fines de septiembre último, detalla hechos que violan derechos de género desde al menos 2016 cuando comenzó a recibir acoso y hostigamiento por quien entonces era oficial principal y se desempeñaba como Jefe de Cuerpo en la Comisaría Nº1 de Chajarí.

La joven mujer, a 2 años de haber ingresado como integrante de la fuerza, más específicamente al gabinete Criminalístico, detalló en su denuncia que recibía a diario un acoso constante de parte del jefe denunciado. Sin embargo, la subalterna continuó cumpliendo su labor ignorando las pretensiones que del oficial. Tal actitud habría intensificado el hostigamiento.

La violencia se trasladó a un intento permanente de menospreciar a la mujer, quien teniendo dos hijos mellizos bebés cumplía con sus guardias según lo indica el reglamento, tomando sus momentos de lactancia para los menores. Sin embargo, el entonces Jefe de Cuerpo ordenaba que ella no podía retirarse de las guardias.

La Licenciada en Criminalística había comenzado a estudiar la carrera de Derecho por lo que su jefe se refería a ella despreciativamente ante el resto del personal de la Comisaría como “la Doctora”. En ese contexto, la policía le pidió al superior que cesara al hostigamiento y había recibido como respuesta: “las mujeres cuando tienen hijos deben pedir la baja de la fuerza”.

El calvario de la mujer cesó temporalmente cuando el oficial fue trasladado a otro destino. Pero, al cabo de un tiempo, regresó como Jefe de Comisaria Nº1 de Chajarí y así comenzó a repetirse el acoso sufrido años atrás por la mujer, quien nuevamente comenzó a vivir situaciones de angustia generadas por el denunciado, oriundo de San José de Feliciano.