Cuestionan el traslado de felinos a un santuario de Colón

385

Proteccionistas de la ciudad de La Rioja advirtieron de los riesgos que corren dos ejemplares de ligres –un híbrido cruza de león con tigresa–, que serán llevadas a la sede de Tekove Mymba, una fundación que aloja especímenes exóticos en Colonia San Anselmo, en el departamento Colón. El traslado de estos animales está previsto para este 25 de marzo, y para eso los anfitriones lanzaron una campaña de recolección de fondos en redes sociales. Los temores de los animalistas se fundan en que la organización que recibirán a Gina y Xelen cuenta con informes desfavorables de inspecciones hechas por la Brigada de Control Ambiental del Ministerio de Ambiente de la Nación. Entre las observaciones sentadas en el informe al que accedió ERA Verde, se destaca que en Tekove “se pudo corroborar que varios de los recintos no cumplen con las recomendaciones mínimas de bienestar animal” y “falta de actualización semestral del plantel de ejemplares vivos”.

“Apadrina un kilómetro. Doná $500”, dice la campaña que lanzó Tekove Mymba para hacer efectivo el traslado de Gina y Xelen, dos ligres nacidas en el ex zoo de Yastay y que la Municipalidad de La Rioja se encuentra desmantelando a partir que fueron prohibidos en esa ciudad. Es así que, mediante un convenio con el santuario de Colón, se comenzó con un programa de envío de los animales a Entre Ríos. Para este 25 de marzo es que se programó el viaje de Gina y Xelen. Antes, en 2020 ya lo habían hecho dos búfalos (Gigante y Felipe), un yacaré (Coco). Y en 2021 dos monos carayá, una veintena de tortugas de agua, dos suris, una manada de doce ciervos dama y la burrita Pancha, se enumeró en un comunicado oficial.

Pero resulta lo que se supone un nuevo hogar, para organizaciones de La Rioja significaría empeorar la situación, ya que cuestionan las condicione en las que se encuentran los animales en Tekove Mymba. Y para esto se basan en que el Ministerio de Ambiente de la Nación informó ya realizó inspecciones con informes poco favorables. En los mismos se desprenden que no hay una atención debida de los especímenes que allí se alojan, que faltan medidas de seguridad para que los animales no se escapen, que los “los recintos no cumplen con las recomendaciones mínimas de bienestar animal”, que en algunos casos andan sueltos por la casa principal (3 monos Carayá), y que se detectaron cadáveres sin la necropsia y protocolos correspondientes. También que se cuenta con “la correspondiente planilla rubricada del plantel de animales vivos”, así como “el inspeccionado no exhibió el correspondiente libro foliado en el cual se consignen las novedades relacionadas con los movimientos diarios de ejemplares”.

Este informe fue remitido a las instituciones riojanas enviando copia del mismo a la Secretaría de Ambiente de la Provincia de La Rioja y al ejecutivo municipal de La Capital de La Rioja. “Aún así se pretende enviar allí veinte animales con los riesgos de muerte que figuran en el informe”, señalan. Y este orden, se han emprendido acciones para detener los traslados de animales a ese espacio, aunque la Municipalidad de La Rioja parece mantenerse firme en su decisión.